Skip to content

Michael Jackson y su afán de superación

michael jackson

Hoy he visto el documental Michael Jackson’s Journey from Motown to Off the Wall y me ha venido a la mente este post. Existen varios documentales sobre el Rey del Pop en sus diferentes etapas, ya que ha pasado por muchas, pero éste en concreto recoge la vida de Michael desde sus inicios siendo miembro de los Jackson 5 hasta el disco en solitario que lo catapulta a la fama: Off the Wall.

¿Qué se puede decir de Michael que no sepamos? Poca cosa (bueno, hoy me he enterado que participó en la película El Mago, haciendo de espantapájaros).  No voy a decir nada nuevo, en realidad es un comentario sobre el documental. Spike Lee es el culpable de enseñar toda esta transición que nos muestra a un niño, acompañado de sus hermanos y estando todos en un mismo nivel para después ser el ojo del huracán y crearse su propio camino. Y digo huracán, porque en el documental se puede ver perfectamente cómo era Michael Jackson: un niño inquieto con muchísima energía que necesitaba liberar, y se expresaba mucho mejor cantando y bailando.

Pero no solo eso, él también lo observaba todo. Le gustaba aprender de los mejores para poder incluso mejorarlo. Quería ser una estrella y quería dejar atrás aquel niño que se ganó al público. De hecho, en la gira de Destiny en 1979, Michael escribe una carta que lo deja bien claro: «MJ será mi nuevo nombre. Adiós a Michael Jackson. Quiero un nuevo personaje, un nuevo look, seré una persona totalmente distinta. La gente ya no me verá como el niño que cantaba ‘ABC’ y ‘I want you back’. Seré un nuevo actor, cantante y bailarín increíble, que deslumbrará al mundo. No daré entrevistas. Seré magia. Seré perfeccionista, investigador, instructor, maestro. Seré mejor que todos los grandes actores juntos. Tendré un sistema de aprendizaje increíble; buscaré y buscaré hasta que lo encuentre. Estudiaré y repasaré el mundo del entretenimiento y lo perfeccionaré, lo llevaré más allá de donde se quedaron los grandes». Como dije al principio del post, esta ambición le llevó incluso a participar en la versión cinematográfica de The Wiz (1978), un musical de Broadway sobre El mago de Oz protagonizado únicamente por afroamericanos.

En el vídeo podemos apreciar todos estos detalles de la carta, desde su forma de actuar hasta la forma de vestir y su cambio de look. Michael, una vez mudado a Nueva York, acudía a menudo a Studio 54, la discoteca donde se sentía libre bailando, espontáneo y seguro; y fue ahí donde terminó de forjarse el sonido de su disco. «Ya no era el típico quinceañero, ya no era tímido ni raro, el chaval inadaptado con acné», resume el periodista Jason King en el documental. «De pronto era exuberante, seguro. La portada parece su foto del baile de fin de curso. Sale trajeado al estilo de Frank Sinatra y Sammy Davis Jr. Ahora es un donjuán desenvuelto que te imaginas en las calles de Nueva York».

Aparte, también existen varios matices en sus movimientos que recuerdan a artistas ya consagrados en aquella época. Sin ir más lejos, Gene Kelly se siente fascinado por Michael: «Sus bailes se basan en la energía. Se mueve como una anguila eléctrica. El adjetivo eléctrico le va bien. Está cargado de energía, pero tiene la capacidad interior o la capacidad mental de bajar la intensidad rápidamente para subirla de nuevo, algo que los buenos bailarines hacen de forma natural» y Fred Astaire comenta que «es el bailarín del siglo». Los dos fueron grandes referencias para MJ, no solo en los movimientos, los calcetines blancos con mocasines míticos del artista pueden ser una copia de Gene Kelly, que le gustaba bailar vestido de esta guisa, con unos pantalones normales y polos o camisetas, sin muchos lujos.

Solo nos queda agradecer a Michael esa fortaleza por haber seguido en la música, haber tenido el valor de dejar a atrás a los Jackson y apostar por nuevos ritmos y diferentes formas de hacer música. Sabemos que lo pasó mal, y como dice Kobe Bryant, jugador de baloncesto que sale en el documental, «para la gente es muy fácil desviarse y hablar de su aspecto físico, sin centrarse en lo que era y cómo lo era. Y en cómo puedes aprender de eso. Si afrontas las cosas como él afrontaba la música, serás increíble».

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *